El vestido

El vestido de boda más esperado del año nos dejó sin palabras . Megan Markle eligió un vestido cady de seda muy elegante y minimalista diseñado por Clare Waight de Givenchy Couture.
Un vestido femenino y discreto con escote barco y manga larga y tres capas de organza de seda debajo de la falda.


El velo

Megan eligió un velo elaborado de 5 metros de largo hecho por el mismo diseñador. El exquisito velo representaba simbólicamente la flora distintiva de los 53 países de la Commonwealth bordados a lo largo de los bordes.


La tiara

Para sujetar su velo Megan llevó la tiara bandeau de la reina Mary de Teck, prestada a Megan por la reina Elisabet II. El bandeau de diamantes se hizo en 1932 con una piedra central que data de 1893.

Las joyas

Para complementar la preciosa tiara, Megan llevó unos impresionantes pendientes y pulsera de la firma francesa Cartier. Para la recepción nupcial real, Megan lució un anillo de aguamarina corte esmeralda que perteneció a la princesa Diana.

El ramo

El ramo de la novia real incluía flores de primavera como alverjilla, muguete, jazmín, astrantia y nomeolvides, que eran las flores favoritas de la princesa Diana. Según el palacio real, “el príncipe Enrique seleccionó varias flores de su jardín privado en el palacio de Kensington para agregarlas al ramo nupcial diseñado por la florista Philippa Craddock.