El sueno de una noche de verano; la romántica boda de Cristina y Fran

Una historia de amor que comenzó en febrero de 2013. Cristina y Fran se conocieron en la Universidad Pompeu Fabra estudiando Administración y Dirección de Empresa. Su inmersión en el mundo laboral los unió, y acabaron trabajando en una empresa de auditoría financiera en Barcelona. Estuvieron tres años trabajando juntos, viviendo una segunda etapa universitaria que se llevan recuerdos muy bonitos

El Vestido 

El vestido de novia que lució Cristina fue un impresionante modelo de Oscar de la Renta. Un  vestido hecho a mano de encaje bordado floral con corte princesa y hombros caídos.  La cola watteau que salió de la espalda le dio un toque original y espectacular al vestido. Para completar su look total Cristiana llevó un velo largo delicado de tul de seda con remate de encaje de Homa Bridal y unos zapatos color marfil de Jimmy Choo.

 

La ceremonia 

La boda tuvo lugar en Llerona, en la iglesia de “Santa María de Llerona”, donde se llevó a cabo la ceremonia. La iglesia se encuentra ubicada en un entorno muy natural, con las montañas del Montseny y de los Cingles de Bertí al fondo. Una iglesia románica y intima, data del año 900 d.c que desprendió la “sensación de intimidad” para una ocasión tan especial.

El Banquete

A continuación, organizaron una fiesta y banquete en la Masía “Can Ribas de Montbui”, ubicada en Bigues i Riells. La Masía pairal tiene una tradición familiar de muy largo recorrido, en la que se apuesta por resaltar el entorno y paisajes increíbles que ofrece la zona. La entrada a la masía cuenta  con un largo pasillo de cipreses, que iluminan al caer la noche y que hace de Can Ribas un lugar muy especial. El torreón familiar, recubierto de Buganvilla, y de otras plantas trepaderas, hace que cada foto parezca salida de un relato de aires vintage. En la masía vivieron una fiesta desde el inicio del cocktail hasta las altas horas de la madrugada. Cristina y Fran apostaron por una boda en la que no dejarán de ocurrir cosas; entregas, lecturas, regalos, bailes, cantos de tenor… todo hecho con mucha emoción y cariño. 

Nunca olvidaremos ese día tan especial, sobretodo porque las sensaciones que vivimos no sabremos explicarlas con palabras nunca.”